energia_torre

¿Conoces las nuevas tarifas eléctricas variables?

Los nuevos contadores de la luz han propiciado nuevas tarifas eléctricas, la más popular la denominada Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), que a su vez ha favorecido la llegada de otras tarifas, las denominadas indexadas o variables. En este tipo de tarifa el precio de la luz se actualiza cada hora, como ocurre con el PVPC, lo cual hace complicado saber cuánto se va a pagar. Por ello, lo que resulta clave es tener claro el margen de comercialización que añade cada compañía.

Las tarifas indexadas o variables, similares al PVPC, estaban antes reservadas sólo a las empresas. En ellas, las compañías aplican al cliente el precio mayorista de la energía recogido diariamente por Red Eléctrica Española, pero con algunas diferencias entre compañías. El resultado es un precio similar al del PVPC, aunque no idéntico.

La diferencia es que mientras que con la tarifa PVPC se tiene en cuenta el consumo horario personalizado  y cada cliente tiene su propio precio, en el resto de las tarifas indexadas no es habitual que sea así. Ocurre con PepeEnergy, Lucera, Alcanzia, Gana Energía o Xenera. A un consumidor con un mal perfil de consumo le interesarán más este tipo de tarifas.

Es el coste de comercialización lo que resulta fundamental para apreciar diferencias en la factura eléctrica. Como cada compañía añade un importe por comercializar la energía, las diferencias sí son evidentes. Algunas tarifas disparan sus costes cuando la potencia y el consumo se elevan. Sólo Iberdrola, con el Plan 8760, y PepeEnergy se acercan al PVPC, aunque este último con la incertidumbre de que el coste de la energía no es el 100% comparable con el resto.

Según la compañía, las tarifas variables pueden tener o no un perfil personalizado, discriminación horaria o compromiso de permanencia, además de contar o no con energía verde. En el siguiente cuadro vemos los costes de comercialización de las principales compañías.

energía

Las tarifas indexadas son una oportunidad para que el consumidor cuente con una buena tarifa, aunque deben mejorar:

  • El poco riesgo que corre la comercializadora con este tipo de tarifas debería trasladarse al máximo al consumidor, con la aplicación de márgenes más bajos por parte de algunas compañías.
  • Las compañías deberían ser más transparentes en la publicidad de sus tarifas, que resultan siempre demasiado complejas. Los costes de comercialización deberían estar claramente detallados, así como el sistema de fijación del precio, para que el consumidor pueda comparar y elegir bien.
  • Estas tarifas, por no contar con un precio fijo, no se incluyen en nuestra Calculadora de Energía. Si prefieres optar por un tarifa tradicional, consulta la Calculadora de Energía de OCU y como referencia podrás comparar la mejores ofertas actuales con el precio medio que ha tenido el PVPC durante el pasado año.

Comentarios cerrados.